sexo con viejas y maduras

Nunca pensé que iba a terminar así, en una cama, metiendosela por el culo a sus dos guarras. Pero la vida a veces te da sorpresas y cuando son tan agradables como esta, lo único que puedes hacer es, comportarte como un tio y cepillarte a las maduras a saco.